Queridísimo padre;

Tú que miras con omnipresencia el vasto océano de tu creación;

Tú que posas la mirada en los rincones inaccesibles para nosotros los fieles;

Tú que das vida, coraje, valor, fuerza y amor.

Eres al que acudo en mis momentos de goce y preocupación y solo tú me puedes acompañar

en el largo camino de la vida.

Hoy, ante ti, con fe, esperanza e ilusión en tus acciones,

acudo para pedirte que me ayudes a reencontrarme con mi mascota;

aquella que has colocado en mi camino

y me ha otorgado inmensos días de dicha y amor.

El infortunio lo ha extraviado y tú, que todo lo puedes abarcar,

eres el único que puede mediar para recuperarlo.

En tus santas manos yo coloco este designio.

Amén.

Comparte en tus redes sociales
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter