Cuando conocí a negrita, vi a una perrita que traía mucho sufrimiento en su vida, nadie la quería porque era muy uraña, como culparla si lo único que recibió fue maltrato? Le hacía falta una patita y estaba embarazada, ningún futuro prometedor para ella, decidí ayudarla a pesar de gruñirme, de morderme al sentir tanto miedo por la gente que la lastimó, con la ayuda de algunas personas pude ayudarla, su esterilización, sus vacunas, alimento, poco a poco agarró confianza pero como siempre vecinos incómodos llamaron a la perrera, fui por ella, pero yo no podía darle el hogar que merecía y contacte a una chica de la estancia sta Martha que me dijo que la pondría en lista de espera para ingresar, ya tenía todo lo que necesitaba y después de un tiempo así fue… 


Ingresó, al principio tenía miedo a las personas pero poco a poco se fue integrando, ahora cuando la visito la veo tan tranquila, bien comida, donde dormir, todos ahí la apapachan y siento una alegría tremenda de que ya no esta en la calle buscando comida en la basura, pasando fríos, sed. 


Aún no termina su misión falta un hogar donde ella pueda estar, recibiendo el cariño que toda su vida le ha hecho falta. A veces pienso, que sería de ella si no hubiera hecho nada? y como ella hay muchos perros más en abandono, la indiferencia mata poco a poco…
Negrita fue una de las experiencias más bonitas que dejó huellas en mi corazón, no importa cuanto sufran, ellos siempre perdonan, ellos vuelven a confiar, ellos vuelven a brillar…
Texto de Caro Barcenas (su rescatista).

Adopta a Negrita!

Info 44 41 05 40 92 / 44 41 31 58 78

adopciones@elperroabandonado.com

Comparte en tus redes sociales
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter