CREMATORIO – TLALOCAN

CREMATORIO Y NICHOS PARA MASCOTAS!!

  • Transforma el recuerdo de tu mascota en un ser viviente y ayuda al medio ambiente.
  • Deposita sus cenizas en nuestra urna ecológica y sigue teniendo su compañía a lo largo del tiempo a través de un árbol que podrás plantar.
  • Cuando nos necesites comunícate con nosotros: 044 44 48 29 16 58
  • Apoya a Estancia Sta. Martha, A.C. Apoya tú también y por fa difúndelo!! Precios Accesibles!!

 

PARA PERSONAS QUE AYUDAN A LOS ANIMALITOS

De repente en el Puente del Arco Iris, amaneció un día diferente a los días normales tan llenos de sol; este era un día frío y gris, el día más feo que puedes imaginar. Los recién llegados no sabían que pensar, nunca habían visto un día de este tipo allí. Pero los animales que llevaban más tiempo esperando sus seres queridos sabían perfectamente lo que pasaba, y se fueron juntando en el camino que lleva al Puente… para mirar.

Esperaron un poco y llegó un animal muy mayor, con la cabeza muy hundida, arrastrando su cola. Los animales que llevaban tiempo allí, sabían inmediatamente cual era su historia, porque habían visto pasar esto muchas, demasiadas veces. El fue acercándose lentamente, muy lentamente, y era obvio que tenía un gran dolor emocional, sin signos aparentes de heridas ni enfermedad.

Al contrario de los otros animales que esperaban en el Puente, este animal no había vuelto a la juventud, ni había vuelto a estar lleno de la salud y la alegría. Mientras caminaba hacia el Puente, veía como todos los otros animales le miraban a él. Sabía que este no era su sitio, y que cuanto antes pudiera cruzar el Puente, antes sería feliz. Pero no podía ser. Cuando se acercó al Puente, apareció un Angel y con cara triste le pidió perdón y le dijo que no podía cruzar. Solamente aquellos animales que estaban acompañados de sus personas queridas podían cruzar el Puente del Arco Iris.

Sin ningún otro sitio para ir, el animal mayor dio la vuelta y entre los prados vio a un grupo de otros animales como él, algunos mayores, otros muy frágiles. No estaban jugando, simplemente estaban tumbados en la hierba, mirando el camino que llevaba al Puente. Entonces, el fue a juntarse con ellos, mirando el camino, y quedó allí esperando. Uno de los recién llegados al Puente no entendía lo que había visto, y pidió a otro que le explicara qué pasaba.

“Ves, ese pobre animal, y los otros que están allí con él, son los animales que nunca tuvieron una persona. Este al menos llegó hasta un refugio; entró en el refugio igual que lo ves ahora, un animal mayor, con el pelo gris y la vista algo nublada. Pero nunca consiguió salir del refugio, y se murió solamente con el cariño de su cuidador para acompañarle mientras se fue de la tierra. Como no tenía una familia para darle su amor, no tiene a nadie que le acompañe para cruzar el Puente.”

El primer animal se quedó pensando un momento y preguntó: ¿Y ahora que pasará? Antes de recibir la respuesta, empezaron a romperse las nubes y un viento muy fuerte las hizo desaparecer. Podían ver a una persona, sola, acercándose al Puente, y entre los animales mayores, todo un grupo de ellos fue repentinamente bañado en una luz dorada, y de nuevo eran otra vez animales jóvenes y sanos, llenos de vida.

“Mira y sabrás,” dijo el segundo. Otro grupo de animales de los que estaban esperando, también se acercaron al camino y bajaron sus cabezas mientras se acercaba aquella persona. Al pasar por delante de cada cabeza, la persona les tocó a cada uno, a algunos les daba una caricia, a otros les rasgaba las orejas cariñosamente…

Los animales que habían rejuvenecido se fueron poniendo en una fila detrás y siguieron a la persona hacia El Puente. Luego, todos cruzaron el Puente juntos.

“Qué ha sido eso?” preguntó el primer animal.

Y el segundo le dijo: “esa persona era gran amante de los animales y trabajaba en su defensa. Los animales que viste bajando sus cabezas en señal de respeto eran los que encontraron nuevos hogares gracias al esfuerzo de tales personas. Claro, todos esos animales cruzarán el Puente cuando llegue su momento, cuando lleguen los que eran sus nuevas familias. Pero los que viste mayores y luego rejuvenecidos, eran los que nunca encontraron una casa… y como no tuvieron familia, no podían cruzar el Puente.

“Cuando llega una persona que haya trabajado en la tierra para ayudar a los animales abandonados, se les permite un último acto de rescate y amor. A todos aquellos pobres animales para los que no pudieron conseguir familias en la tierra, se les permite acompañarlos para que también puedan cruzar el Puente del Arco Iris.”